Jun 16, 2021

Declaración RedEn: La vejez no debe considerarse una enfermedad

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ocupa la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE), que incluye definiciones y criterios para todas las patologías y condiciones patológicas. Se usa como guía para diagnosticar, investigar y definir las enfermedades, tanto para los sistemas de salud como para los sistemas financieros. La nueva versión (CIE-11) ya se encuentra disponible en internet y será utilizada desde enero de 2022.

Nos genera una marcada sorpresa, molestia y desilusión el encontrarnos con que, bajo el código MG2A, en la sección de “síntomas generales” se ha incluido la “Vejez” u “Old Age” en la versión original en inglés. Nos parece un acto contradictorio y equívoco, sobre todo cuando este mismo organismo celebra la Década del Envejecimiento Saludable (2021-2030), a través de 4 áreas de acción para promover una sociedad y un mundo para todas las edades, donde se ofrece a distintos organismos la oportunidad de trabajar en conjunto para mejorar las vidas de las personas mayores, sus familias y las comunidades en las que viven.

Como Red Transdiciplinaria sobre Envejecimiento, compuesta por profesionales de distintas disciplinas dedicados(as) a la adultez mayor y personas mayores, rechazamos tajantemente la inclusión de la vejez en el CIE-11, especialmente considerando que el 15 de junio es el "Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez" según la Asamblea General de las Naciones Unidas.

La vejez es una etapa natural y no patológica del curso de vida, tal como es la infancia o la adultez. Cualquier otra descripción correspondería a discriminación por edad o “Viejismo”, en que se le asocian a un determinado grupo de edad condiciones patológicas que no le son inherentes.

Del mismo modo, rechazamos el término “demencia senil” por carecer de sustento cientifico y por su carácter discriminador. La demencias no son una consecuencia ineludible de la vejez ni exclusivas de las personas mayores. El incluir la “vejez” dentro de “síntomas generales” corresponde a un grave retroceso en términos de discriminación ya que considera como patológía aquello que es normal y esperable de la vida.

Creemos que como sociedad debemos elaborar una respuesta al envejecimiento, utilizando estrategias que refuercen la recuperación y el crecimiento psicosocial. Por ello, instamos a combatir los estereotipos que definen actualmente lo que es ser “viejo o vieja''. Cambiar el señalar esta etapa como llena de carencias, enfermedades y dificultades, por un concepto de periodo, como los otros del curso de la vida, con características particulares positivas y negativas. Las personas mayores en ningún momento dejan de ser sujetos de derecho y respeto.

Exhortamos a todos los organismos internacionales y nacionales a buscar una sociedad que no discrimine a nadie independientemente de su edad, género o de cualquier otra condición.